Martes, 24 2020 Noviembre

Escocia, el desafío más complejo para Japón

En este camino de ida en esta RWC 2019, Japón ya midió fuerzas con Rusia, Irlanda y Samoa. Tanto rusos como irlandeses tienen un estilo de juego que es de los menos expansivos y abiertos de esta Copa Mundial de Rugby.

La métrica que se puede utilizar para mostrar la anterior afirmación nos muestra los pases dados por ruck. Cuanto más pases entre cada punto de encuentro realiza un equipo, más expansivo es y es por eso que por ejemplo Rusia está en el puesto 20 de esta tabla con 1,27 pases por ruck. Irlanda ocupa el 16to. con 1,30 y Samoa en el 10mo. con 1,47.

Después de disputar dos encuentros en esta Rugby World Cup, Escocia se encuentra en la quinta colocación con 1,77 y contra Rusia llegó a los 2,23 por ruck. Lo que muestra a las claras la cantidad de pases que realizan los XV del Cardo con un juego sumamente abierto y desplegado. Los líderes de esta competencia de estilo bien abierto y de pases son los Flying Fijians.

Por eso para los Brave Blossoms será todo un desafío cuando enfrente al conjunto europeo con un estilo distinto al del resto de los rivales del Grupo A.

Greig Laidlaw, Finn Russell y Stuart Hogg tienen un excelente juego con sus kicks y sus rivales tienen que poner al menos dos jugadores atrás para cubrir esas patadas territoriales. Y si tan sólo un defensor queda en la retaguardia, Russell y Hogg van a aprovechar para patear con el objetivo de ganar terreno.

En estos momentos destacados, podrán ver cómo Russell y Adam Hastings, por ejemplo, realizan fructíferos kicks por detrás de la línea defensiva de Rusia. Esto obliga a sus rivales a poner a tres defensores atrás y redistribuirlos.

Cuando la línea defensiva es ligera los jugadores de Escocia pueden pasarse la pelota en espacios amplios y cuando la línea está llena ahí aprovechan la patada en la espalda de la defensa rival. En este clip podrán ver cómo Hastings a los 21 segundos y Blair Kinghorn a los ’71 utilizan sus tácticas para darles dos tries a su equipo.

A los 54 segundos Escocia muestra lo peligroso que puede ser cuando patea ante un rival con floja recepción, con su wing y fullback abriendo caminos a pura velocidad.

Si hay un kick rival sin efectividad le otorga a los escoceses la chance de contraatacar y pasarte, en este caso Japón está en el sexto lugar de los equipos que más patean.

Cuando Irlanda sometió a Rusia bajo presión mostraron cierta debilidad. Los Osos no podían quebrar la línea de ventaja de la defensa del Trébol y eran constantemente amenazados.

Contra Samoa no pasó lo mismo, y a los 45 segundos como pueden ver, le dieron el tiempo para ejecutar fantásticas patadas. Pocos aperturas tienen la categoría y la clase de Russell para ejecutar kicks tan efectivos y dañinos.

¿Japón le otorgará ese tiempo a Escocia para pensar y ejecutar? ¿Tendrán esa actitud para patear todo el tiempo y jugar frenéticamente con la pelota en sus manos? ¿Hay algún equipo que tenga tamaña aptitud como este?

Russell no es solo un buen pateador, a los 72 segundos demuestra cómo puede romper líneas y manejar la pelota. Esperó el tiempo necesario para encontrar el espacio y gracias a un offload habilitó a Jamie Ritchie para que termine todo en try de Laidlaw.

Vencer a Escocia será una tarea por demás complicada. Tuvieron un nivel muy bajo contra Irlanda, pero evolucionaron mucho después.

Si el equipo rival pone tres jugadores atrás para cubrir sus kicks, los escoceses empiezan a abrir el juego y te ponen bajo presión. Y si recuperan la pelota y no hay una defensa organizada utilizan el pie como pocos para ganar terreno, recuperarla y lastimarte.

Japón, por primer vez en esta RWC 2019, va a enfrentar a un rival como Escocia que tiene un juego muy similar. Este puede ser el primer gran desafío para los dueños de casa y esperemos que el Tifón Hagibis permita que se realice semejante encuentro que asoma como fascinante y crucial para el Grupo A.

RNS sl/sdg/pp/bo/me/np