Viernes, 15 2019 Noviembre

GANARLE A NUEVA ZELANDA 111 AÑOS

TOKIO, 16 de octubre - Los hombres de verde seguían intentándolo, acercándose cada tanto, pero de alguna manera siempre terminaban perdiendo. Hasta el punto de preguntarse si alguna vez vencerían a los hombres de negro.

Hasta que, 111 años y 29 intentos después, Irlanda consiguió acabar con una de las rachas negativas más largas del deporte internacional, cuando consiguieron ganar a Nueva Zelanda.

En las siguientes líneas les ofrecemos el repaso a algunos de los partidos en los que Irlanda estuvo a punto de ganar los All Blacks hasta que, en 2016, los hombres de Joe Schmidt lo consiguieron por primera vez.

Irlanda 5-6 Nueva Zelanda

7 de diciembre de 1963, Dublín

En 1905, Irlanda perdió por 15 puntos contra los ‘Originals’ y solo por 6 puntos contra los ‘Invencibles’ de 1924. Cuando Nueva Zelanda regresó en su quinta visita a Lansdowne Road con un joven Colin Meads, el equipo de casa pensó que por fin había dado en la tecla para vencer a los All Blacks. El Trébol vencía por 5-3 cuando el ala Eamonn McGuire agarró una pelota de una patada cruzada y se lanzó al try. Al contrario que toda Irlanda, que vio cómo posaba con claridad, el árbitro inglés no concedió el try. Acto seguido, Don ‘La bota’ Clarke, pateó el penal ganador para los visitantes tras una infracción menor en un scrum.

Irlanda 10-10 Nueva Zelanda

20 de enero de 1973, Dublín

Una década después la agonía se multiplicó para uno de los mejores equipos irlandeses de todos los tiempos, que contaba conTom Kiernan, Willie John McBride, Mike Gibson y Fergus Slattery viendo cómo la conversión de Barry McGann para ganar el partido se iba afuera de los postes por centímetros. Desde entonces, McGann lleva disculpándose por no haber completado la jugad de Tom Grace que momentos antes había logrado escaparse hasta la bandera para apoyar. ¿La consolación irlandesa? Un empate tras cinco derrotas consecutivas y también negar a los All Blacks el Grand Slam contra las Home Nations.

 

Irlanda 6-10 Nueva Zelanda

4 de noviembre de 1978, Dublín

Fue el comienzo de una larga tradición en los partidos de los All Blacks contra Irlanda: la remontada en el último minuto. Solo cuatro días antes, Nueva Zelanda había cedido su histórica derrota contra Munster y la perspectiva de perder dos partidos seguidos era impensable. No sería, tampoco, una coincidencia que en los 10 siguientes partidos de la gira, los All Blacks no concedieran ningún try. “Por Dios, cuando perdemos somos como una mala madre con la que meterse”, explicó así el wing Stu Wilson el humor en el vestuario tras la derrota en Limerick. Así que, una vez en Landonswe Road, cumplidos los 80 minutos con empate a 6, el hooker Andy Dalton consiguió el try de la victoria.

Nueva Zelanda 24-21 Irlanda

30 de mayo de 1992, Dunedin

Las primeras derrotas ajustadas entre ambos equipos se habían dado en suelo irlandés pero esta llegó en un escenario mítico. El Carisbrook Stadium de Dunedin, o ‘The House of Pain’ (la casa del dolor) donde la predicción era una victoria de los All Blacks por más de 50 puntos. Para contradecir a la confiada prensa local, Vinny Cunningham anotó dos tries y Jim Staples añadió otro para poner por delante a Irlanda 21-18 a 20 minutos del final. Nueva Zelanda pudo doblegar la defensa y Fran Burke anotó el try de la victoria, después que el wing Ronnie Carey marrara una oportunidad de interceptar un pase que seguramente hubiera acabado en try. El jugador de Ulster afirma que nunca dejó de pensar en aquella jugada.

Nueva Zelanda 22-19 Irlanda

16 de junio de 2012, Christchurch

Fue el primer test match que se disputó en Christchurch tras el terremoto del año anterior. Irlanda presionó a los campeones del mundo hasta el límite, gracias a un try de Conor Murray. Pero, como casi siempre, Nueva Zelanda encontró el camino de la victoria con un penal en el último minuto, convertido por Dan Carter. “Nos caímos en la última valla”, lamentó el capitán Brian O’Driscoll.

Irlanda 22-24 Nueva Zelanda

24 de noviembre de 2013, Dublín

¿Cuál fue éste? Preguntó irónico Dane Coles esta semana. Como si no lo supiera. Por su puesto no podrá olvidar el pase que le dio a Ryan Crotty en el minuto 82 para que el back firmara el empate. La conversión anotada por Aaron Cruden selló la victoria tras una remontada de más de 19 puntos para los hombres de negro que dejó, de nuevo a Irlanda, con la eterna pregunta de si alguna vez serían capaces de batir a Nueva Zelanda. Joe Schmidt, que vio cómo su equipo luchó con los All Blacks como nunca, afirma que le sigue doliendo aquella derrota por la crueldad con la que se produjo. Crotty, por su parte, continúa pidiendo disculpas por el try a cada irlandés que conoce.

Irlanda 40-29 Nueva Zelanda

5 de noviembre de 2016, Chicago

Por fin. Ante 62.300 espectadores que abarrotaron el Soldier Field de Chicago, Irlanda no solo rompió la maldición de 111 años, sino que la aplastó con cinco tries de la mano de Jordi Murphy, CJ Stander, Conor Murray, Simon Zebo y Robbie Henshaw. Además, rompieron la increíble racha de los All Blacks de 18 victorias consecutivas. Inspirados por la muerte el mes anterior del entrenador de Munster, Anthony Foley, Irlanda ganaba por 17 al descanso. Esta vez evitaron la tradicional remontada kiwi con el try de Hensaw. Esa semana tras la victoria de los Cubs en las Series Mundiales de béisbol el río Chicago había aparecido teñido de azul. “Van a tener que teñirlo de verde”, exclamó Rory Best. “La espera ha merecido la pena”.

 

RNS ic/sg/ns/jca/jg